82 partidos de temporada Regular más los posibles que puedan suceder en Playoffs. Eso es todo lo que nos queda de Wade siendo generosos, pues no ha jugado nunca en su carrera una temporada regular completa. Las lesiones siempre estuvieron ahí y nos privaron de más años de una carrera al nivel de la excelencia. Porque hablar de Dwyane en sus prime years no significa baloncesto de alta categoría, son varios pasos más allá. Es sentarse en el trono, ya no de uno de los mejores escoltas ever – que lo es-, sino de los mejores de siempre. Flash era eso. Un destello en ataque que sorteaba rivales y aniquilaba todo lo que encontraba por su paso. No necesitaba más que un bloqueo arriba para iniciar la avalancha. El slalom, el split, el step-back y el rectificado como marcas de la casa para finalizar tras contacto con maestría y elegancia. Era imparable.  También en defensa; ahogando en uno contra uno con su fortaleza física, robando como un ladrón de guante blanco y siendo uno de los mejores taponadores exteriores de siempre. Diferencial en los dos lados de la pista.

one last dance

Y pese a las salvajadas a la que nos acostumbró en sus primeros 8 años en la liga, a Wade quizá le faltará la mayor distinción individual que puede tener un jugador. Tiene un anillo, tiene un Finals MVP, pero que Flash se retire sin un MVP de temporada regular es desolador. Se convirtió en la cara de los Heat, su símbolo, su referencia, su real MVP. Era el hombre que conquistó el primer anillo de la historia de la franquicia y puso a la ciudad de Miami en lo más alto. Solo el hecho de coincidir generacionalmente con un tal Kobe Bryant se privó que se hablara de él con total seguridad como el mejor escolta de la liga y el segundo mejor ever en esa posición. Y para muchos el debate es perfectamente lícito, pero Kobe es mucho Kobe, su carrera al más alto nivel se alargó más años y los Lakers no son los Heat.

Por los menos fanáticos a la NBA que no recuerden esa versión absolutamente incontrolable de Wade en Florida. Echad un poco la vista atrás a ver lo recordais de aquel Team USA de Pekín 2008. Con Kobe, Howard, LeBron, Carmelo, Chris Paul, Jason Kidd… Y Dwyane Wade de sexto hombre. Su entrada revolucionaba partidos, línea de pase agresiva en defensa y una bala en ataque. Muchos descubrieron ahí por qué le llamaban Flash. Eso, eso era Wade en un equipo que no era ni la primera, ni la segunda y a veces ni la tercera opción ofensiva. No importaba. Era un espectáculo. Trasladad eso a un equipo NBA – con la variedad y dimensiones de espacios que hay frente a FIBA -, siendo primera espada y referencia absoluta del equipo. Dude was a beast. 2009 seguramente era su año, pero LeBron se llevó el MVP. Luego llegaron las lesiones, la pérdida de explosividad y el concepto Flash se fue difuminando en otro tipo de versiones. Big-Three y a posteriori sexto hombre. Tras su paso como Bull y Cav con otro tipo de roles, Wade necesitaba sentirse otra vez jugador de baloncesto. No había mejor sitio para hacerlo que en Miami y, ya desde el banquillo, demostró que seguía teniendo baloncesto para rato. Sin embargo, su futuro era una incógnita.

Se hizo de rogar. No había confirmación alguna de su decisión, pero al final el resultado ha sido satisfactorio. One last dance. En su casa. En Miami. Ni en Chicago, ni en Cleveland porque ver a Wade con una camiseta que no sea la de los Heat se nos hacía raro a la vista. Porque hay que despedir como Dios manda al tercer mejor escolta de todos los tiempos. Gracias por todo, Dwyane.

Nos hacemos mayores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .