Existen jugadores tocados por una varita mágica que tienen el don de la espectacularidad, la elegancia y la plasticidad en sus acciones. No entienden el juego de otra forma y tiene sus riesgos, pero los “ohh” que los aficionados exclamamos tras verlos hacer de las suyas lo compensan. Seguramente el ejemplo más claro para muchos que no sigan la NBA a menudo y con cierta continuidad sea Stephen Curry. La burbuja de Vines en la que ha estado inmerso Steph estas últimas tres temporadas ha propiciado que muchos de los que no han visto un partido entero en su vida hablen de Curry, su indiscutible calidad técnica y se conviertan a la Dub Nation (Sí, queridos bandwagoners que no tenéis ni idea de nada, así se llama a la comunidad de seguidores de los Warriors).

Pero si nos adentramos un poco más en la liga saldrán otros nombres que desprenden esa magia técnica o estética. Y molan. Molan mucho aunque no se llamen Stephen Curry. Kyrie Irving tiene las mejores manos de la liga [serio candidato a ser un top3 o top5 de la historia en este aspecto] y verlo jugar el uno contra uno es solo para mayores de 18 años. El destrozo que le hizo a los Warriors en los últimos partidos de las pasadas finales con triple en forma de sentencia incluído le valió para acercarse al público menos asiduo, pero Kyrie lleva jugando así desde que llegó a la liga [preguntadle a Brandon Knight], solo que algunos no sabían de él porque Cleveland era un solar por aquel entonces. La joven sensación serbia Nikola Jokic también es de los molones. Pívot grande, lento y que parece tosco de movimientos pero con una basketball IQ, una lectura de juego y una facilidad para asistir mirando al tendido que se escapan de sus dimensiones. Antetokounmpo, antes Allen Iverson, McGrady, el Vince Carter de los Raptors… La NBA siempre cuenta con este de perfil de molar por tu forma de jugar y entender este deporte.

Y hay un jugador que se está abriendo paso en la élite más alta de la liga y lo hace a su manera, revolucionando el partido cada vez que pisa el parqué: John Wall.

giphy (6)

Sí, Wall ya era una estrella de la NBA, ya había sido All Star y hace un par de temporadas ya demostró que puede batirse con los mejores, pero este año ha llegado a un punto de madurez y liderazgo que le meten de lleno entre las superestrellas.

Pero Wall ya molaba antes. Ganó el concurso de mates saltando a la mascota de los Wizards; un año antes sorprendió en el Rising Stars Challenge con un mate pasándose el balón por detrás de la espalda; arrasó en Youtube durante el verano del lockout; aterrizó en la liga bailando el Dougie y su ritmo de juego puede dinamitar cualquier cosa. Rápidos contraataques, asistencias sin mirar, mates, rectificados imposibles, levantar las manos mirando al público mientras corean su nombre… Wall ha sido así siempre, pero este año coincide con la maduración y evolución de su juego. El Wall molón también es ahora el Wall líder del que dependen los Wizards. Scott Brooks tiene parte de culpa de eso y desde aquí se lo agradezco.

giphy (5)

Esta temporada Wall ha registrado sus mejores marcas en puntos por partido (23.1), asistencias (10.7), robos (2.0), porcentaje en tiros de campo (45%), porcentaje en tiros de dos (48%) y porcentaje efectivo en tiros de campo [eFG%] con un 48.2%. También en muchos apartados de estadística avanzada como porcentaje de uso (30.6% – superando la barrera de los 30 por primera vez-), Win Shares (8.8), Offensive Win Shares (5.7), OBPM (3.8), BPM (4), VORP (4.3), AST% (46.3) y STL% (2.7). [per basketball-reference]

También se ha colado entre los mejores en una categoría que le va como anillo al dedo. Drives per game, es decir, penetraciones. John es cuarto con 11.8 drives per game superando a jugadores como Harden y Westbrook. Hasta esta temporada no había superado nunca las 10. Se ve superior ahí, lo sabe y lo aprovecha.

Es segundo en puntos creados tras asistencia (25.3). Solo Harden le supera en este aspecto. Importante matiz si comparamos el número de asistencias y los puntos creados tras ellas con Westbrook. Wall promedia 10.7 asistencias por partido y Russ 10.4. Las diferencias ahí son mínimas, pero sí vemos que los puntos creados tras esas asistencias denotan cierta ventaja superior para el jugador de los Wizards. Las 10.7 se traducen en 25.3 puntos. Las 10.4 de Russ se convierten en 23.8. Esto significa que los pases de Wall tienden a ser para tiros de tres, mientras que los de Westbrook acaban más en canastas de dos.

Wall tiene el segundo mejor +/- de Washington durante la temporada regular, solo por detrás de Bradley Beal, la otra gran baza de los Wizards para dinamitar partidos y ejecutar parciales. Cuando Wall ha estado en pista en RS los Wizards han tirado con un 38.4% de acierto en triples por cada 100 posesiones, sin él baja a 34%, lo que es el peor dato con jugadores off the court del equipo. Una de las claves del juego de los capitalinos este año es el ritmo vertiginoso que imprimen cuando pueden correr. Y esa situación se da con Wall en pista. Con él los Wizards juegan a 101.07 posesiones por partido [team-high] y sin él en 96.2 [team-low]. Esto significa que el mayor ritmo de partido para los Wizards se da con Wall en pista [al nivel de top 10 de la liga en esta categoría] y sin él se encuentran junto a los tres equipos que más lento juegan. [per NBA.com]

john wall
USATSI

Esta diferencia de ritmo perjudica claramente a los Wizards que ven como si corren y está John en pista tienen un Offensive Rating de 111.2 [sería la tercera mejor marca de la liga solo por detrás de Warriors y Rockets] y un Net Rating de +3.9. Sin Wall esto se traduce a 101.3 puntos por cada 100 posesiones [tercero por la cola y solo empeorado por Magic y Sixers] y un Net Rating de -4.4. [per NBA.com]

Jugador fetiche que se ha convertido en algo más que eso. Porque los Wizards dependen de él si quieren hacer algo grande en los próximos años. Es el motor, la locura y la diversión que necesitan en la capital para intentar ser lo que fueron hace muchos, muchos años.

giphy (8).gif

John Wall sigue disparando el molómetro por allá donde pasa porque su forma de jugar así lo pide, pero ahora es más que eso. Es una superestrella de la liga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .