Altas: Timofey Mozgov (FA), José Manuel Calderón (CHI), Luol Deng (FA), Brandon Ingram (#2), Ivan Zubac (#32), Yi Jianlian (FA), Thomas Robinson (FA).

Bajas: Kobe Bryant (retirado), Brandon Bass (FA), Roy Hibbert (FA), Ryan Kelly (FA) y Robert Sacre (FA).

Entrenador: Luke Walton (1ª temporada)


Roy Hibbert, Jordan Clarkson, D'Angelo Russell

EL PROBLEMA: DEJAR DE SER LOS PEORES

La temporada Laker será mejor que la anterior, aunque tampoco hace falta que hagan un milagro para superar la imagen y los registros de la 2015-16. Recordemos: un 17-65 que les dejó como peor récord de la Conferencia Oeste en la última temporada de Kobe Bryant. La posibilidad de volver a convertirse en una franquicia referencia y estar arriba en la clasificación todavía son deseos futuros. Las bases están puestas y tienen una proyección muy alta, pero esta temporada tocará dosis de realidad y es posible que ni tan solo consigan entrar en Playoffs. Pero el cambio estará ahí. Walton por Scott, que en pre-temporada ya ha demostrado un sistema de ataque algo más fluido y más libre, y el paso adelante que tendrá que dar D’Angelo Rusell como referencia del equipo. Sí, el mismo Russell que grabó a Nick Young mientras confesaba que le había sido infiel a Iggy Azalea  y el mismo Russell que a los pocos meses de estar en la liga ya tenía un lío con una Kardashian. Y pese a eso, el jugador formado en Ohio State está llamado a ser uno de los mejores jugadores de la liga en unos años. Sus partidazos en la Summer League y partidos de más de 30 puntos en pre-temporada son motivo de felicidad entre los seguidores Lakers.

Al ya mencionado D’Angelo Russell hay que añadir a Jordan Clarkson, Julius Randle y Brandon Ingram (número 2 de este último Draft). Los Beatles de Los Angeles, que decían algunos por las redes. Ninguno de ellos llega a los 25 años y Walton es un entrenador que dará rienda suelta al talento y al juego en equipo. El futuro pinta bien, pero en el mismo saco del posible éxito en años venideros está un presente duro, en el que los jugadores tendrán que perfilarse, mejorar y progresar, puesto que ninguno de ellos ha jugado más de 3 temporadas en la mejor liga del mundo. Sobrevivir siendo inexpertos en la liga no les será fácil. Y dudo que Ingram tenga un buen primer año o un impacto inmediato. Para empezar, Walton ya ha dicho que saldrá desde el banquillo.

La falta de tablas y la mala gestión desde el banquillo y los despachos provocó que los Lakers del año pasado fueran un caramelo para cualquier equipo que se enfrentaba a ellos. En ataque, un caos sin orden ni control en el que solo situaciones de desequilibrio en el uno contra uno acababan en canasta. No es extraño que los Lakers fueran el segundo peor equipo en eficiencia ofensiva de la NBA con 98.6 puntos por cada 100 posesiones y el peor equipo en ratio de asistencias con solo 14.1 asist/100 posesiones. Y si en ataque eran un drama, en defensa daba para hacerse el hara-kiri desde casa. Peor defensa de la competición recibiendo 109.3 pts/100 posesiones. Más coladeros que equipos como Nets, Pelicans, Suns o Sixers. Los angelinos fueron el equipo que permitía el mejor porcentaje bajo el aro (less than 5ft) a sus rivales: un 63.3%. Mozgov, en principio, ha venido para eso, pero lleva casi un año relegado al banquillo en los Cavs, y su contrato (64 millones por 4 años) no es para que esté mirando las telarañas que cuelgan del Staples Center.

Luke, querido, tienes mucho trabajo por delante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .